Afirman que la función de “Autocirco” logró quebrar la “crisis psicológica” de la pandemia en San Luis

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

La función de Autocirco que el “Circo XXI” brindó el último fin de semana aseguran que significó para sus protagonistas un quiebre de la “crisis psicológica” generada por la pandemia.

(Cable de Telam) La función de Auto-circo que el “Circo XXI” brindó el último fin de semana en la Villa de Merlo, a 300 kilómetros de esta capital, fue la primera experiencia del país desarrollada con protocolos de bioseguridad y significó para sus protagonistas un quiebre de la “crisis psicológica” provocada por el encierro, producto de las medidas sanitarias impuesta por el coronavirus.

“Tenemos el alma llena” dijo hoy a Telam, Fabián López, encargado de la compañía, quien agregó que la experiencia fue más allá de la “anhelada puesta en escena” porque constituyó una “forma de devolución y agradecimiento” al pueblo de Merlo, que los contuvo y asistió durante la cuarentena, luego de “quedar varados” por las medidas sanitarias en su recorrido por el país.

“Tenemos el alma llena”, resaltó, y la certeza que la humanidad “necesita del arte porque es primordial” en todas las épocas, incluso en momentos de crisis y de pandemia.

Resaltó, que la compañía está compuesta por 30 personas, entre las que se encuentran jóvenes con “habilidades increíbles”, que representan la quinta generación de artistas en este espectáculo, y que “lloraron mucho luego de la función”.

Por primera vez, en lugar de “aplausos, fueron bocinazos”, y ayer -en la segunda función- “se sumaron los guiños de los autos, el movimiento de los parabrisas, las manos de los niños por la ventanas y el reboleo de camperas en los techos de los autos”, un marco “no imaginado y que nos dio mucha felicidad”, relató.

Lopez explicó que durante la cuarentena fueron asistidos por la intendencia de la Villa Merlo, por “los vecinos, por pastores de iglesia” que hicieron que nunca les faltara contención, y luego “por el comité de crisis provincial y el gobernador Alberto Rodríguez Saá”, quienes ante la propuesta se pusieron a trabajar en conjunto en “protocolos largos y complejos”, para hacer posible el show.

Se tomaron todos los recaudos necesarios para desinfectar espacios y automóviles, respetar la distancia social y la circulación según la terminación de los DNI, y se los “escuchó atentamente”.

Según los protocolos provinciales no estaban permitidas más de dos personas por auto y se flexibilizó para que “todo el grupo familiar” pudiera participar porque planteamos, que si algún integrante de la familia quedaba afuera “nuestro objetivo no se cumplía”.

En cuanto a los artistas en el escenario, nos aventajó el hecho de “vivir en comunidad” porque “teníamos la cuarentena más que superada sin contagiados”, y en escena sólo “íbamos a estar nosotros, los que convivimos”.

López, sostuvo que la posibilidad de “reinventarse” también es una particularidad del arte que -sin dudas- le puso “color y amor” a una cuarentena que afecta “especialmente a los niños”.

Por último, afirmaron que están pensando en repetir la oferta los próximos fines de semana y sumarse al proyecto de “turismo interno” que estudia la provincia de San Luis.

Share.

Comments are closed.