Cecilia Vicuña; chilena, artista visual, poeta, cineasta, ecologista, feminista y defensora de los derechos de los pueblos originarios.

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Nacida en Santiago de Chile en 1948 en una familia de escritores, Cecilia vicuña es, sin dudas, una de las artistas más polifacéticas de Latinoamérica.

Vicuña inició su trabajo poético tanto escrito como performático con apenas 16 años, lo hizo en la playa de Concón, defendiendo un concepto del arte que denominó «Lo Precario», hacer arte con desechos, pequeñas esculturas creadas para desaparecer por acción de la naturaleza.

A los 17 años ya era fundadora del grupo fundó la Tribu No y escribió el No Manifiesto, un texto que proponía el no-hacer como acción. La acompañaron varios otros jóvenes poetas, como Claudio Bertoni, Coca Roccatagliata, Marcelo Charlín y Francisco Rivera. Juntos realizaron varias acciones poéticas en espacios públicos en distintos lugares de Santiago pero su mayor resonancia la alcanzaron en agosto de 1969, cuando se dio un encuentro de escritores en Santiago y Tibu No, irrumpió en escena con un manifiesto crítico, donde declaraban a ese encuentro contrario a la poesía: «Nada menos revolucionario, ni menos humano, ni menos vivo que esta burocracia de la literatura, que esta supuesta cara del escritor. Ustedes son a la poesía lo que a la Iglesia sus tergiversadores»

Al año siguiente, desde Tibu No organizó recitales que muchos aún recuerdan; pero el inolvidable fue el realizado en 1970 en el Museo Nacional de Bellas Artes de Chile, donde interpretaron rock fusionado con trutrucas araucanas (un instrumento de viento muy difundido en la cultura mapuche) el teclado de un lavecín barroco, mucha danza moderna y sobre el escenario un abstractoscopio cromático, un complejo objeto artístico que tiene dos brazos que se activan mediante un motor eléctrico con lo que logra un movimiento lento y con cristales y trozos de papel celofán y luz polarizada, compone cuadros abstractos de distintos colores y texturas.

En 1972 decide dejar Chile porque recibe una beca del British Council para estudiar pintura en la Slade School of Fine Arts del University College de Londres. En 1973 estando aún en Londres publica su primer libro individual de poemas que se llamó “Sabor a mí“ En ese mismo año el golpe del genocida Pinochet, siembra el terror en todo Chile y Cecilia se queda en Londres, pero no quieta e inmediatamente crea y lidera la agrupación Artists for Democracy.

En septiembre de 1974, miles de personas se reunieron en Trafalgar Square bajo el lema “Chile vencerá”. Ese día Hortensia Bussi, viuda de Salvador Allende, se dirigió al público e Inti Illimani e Isabel Parra tocaron sobre el escenario. Artists for Democracy también reunió ese año a artistas como Mike Leggett, Roberto Matta, Julio Cortázar y Sol LeWitt, entre otros,  en una gran muestra colectiva para apoyar la resistencia a la dictadura militar en Chile.

En 1975 Cecilia deja Londres para radicarse por unos años en Colombia. Allí desempeña tareas académicas, hace teatro y comienza un viaje de exploración por el mundo del chamanismo andino y otras tradiciones orales latinoamericanas.

En 1980 deja Colombia y se radica en Nueva York, invitada a dar performances en Florida y Nueva York. Ahí se unió al Colectivo Herejías ,que publicó Herejías: una publicación feminista sobre arte y política. Los viajes y exposiciones se sucedieron y su arte se expandió por el mundo, en varios países ha expuesto y ha publicado poemas.

En su arte queda presente siempre la simbología al mundo indígena andino, por ejemplo los quipus, que utilizaban los Incas para llevar sus contabilidades. Fue en 2006 cuando montó un inmenso quipu en una exposición colectiva en el Centro Cultural Palacio de la Moneda, al que tituló «Quipu Menstrual» como un reclamo a la presidenta Bachelet para que no permitiera la mina de Pascualama, por el daño ambiental. Su obra fue censurada, así, años después insistió e instaló otro al que denominó Quipu de los Lamentos en el Museo de la Memoria como parte de su muestra Artists for Democracy.

Cecilia Vicuña, en el tercer piso del Museo de la Memoria, frente a su instalación sonora “Quipu de los Lamentos” Ph Javier Álvarez

En noviembre de 2019, gana el Premio Velázquez de Artes Plásticas que concede el Ministerio español de Cultura y Deporte. Dijo el jurado: «desplegó un arte multidimensional en el que interactúa con la tierra, el lenguaje escrito y los tejidos». Es, añadió el fallo del jurado, «creadora de una poética especial en la que se cruza la conciencia ecológica, la ciudad y la institución artístico» y su trabajo es «deudor» de «un conocimiento milenario actualizado a través de performances, instalaciones, escultura, libros y gestos de la vida cotidiana»

Share.

Comments are closed.