“Comuna Baires” De la utopía al exilio 1969 – 1974

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

“Comuna Baires”, una experiencia teatral utópica (1969 – 1974)  que dio en llamarse la primera comunidad artística sustentada y regida por principios comunitarios

Por Roberto Famá Hernández

El 5 de mayo de 1969, en la cortada San Lorenzo del barrio de San Telmo,  nació el “Centro Dramático Buenos Aires – Teatro Laboratorio” bajo la iniciativa, orientación y dirección de Renzo Casali, Liliana Duca y Antonio Llopis.  Cuarenta y cuatro actores lo conformaron y dieron lugar a una experiencia sin precedentes en el teatro argentino, al crear el primer grupo que desarrolló su trabajo actoral bajo la premisa del laboratorio.
La revista Teatro 70 (También Comuna 70 y Cine 70 )formó parte de la experiencia, ya que la producción editorial fue muy importante para la agrupación y hoy esos ejemplares son piezas realmente de colección, donde escribieron además de Casali y Duca, escritores como Guillermo Gentile, Osvaldo Dragún, Alberto Adellach y se publicaron textos de Grotowsky, Jean Luc Godard y muchos más. De algunos de sus ejemplares de más de 200 páginas cada uno, como fuente principal de información para esta nota, rescato del olvido, una parte importante de la etapa fundacional de “Comuna Baires” y aquí está:

En ese fundacional 5 de mayo de 1969 comenzó un trabajo inicial de esos 44 artistas y fue bajo la siguiente estructura de formación:

Improvisación I, a cargo de Renzo Casali
Gimnasia Conciente y Expresión Psicocorporal, (el actor como totalidad) dirigido por  Liliana Duca.
Improvisación II, (el actor desde el punto de vista del actor) dirigido por Antonio LLopis.

Ya en junio del 69 comienzan los ensayos de la obra de Casali “Los Hipocóndricos” y al mes siguiente hacen su debut en la ciudad de San Clemente del Tuyú.Luego logran la primera creación colectiva titulada “Bachi”. En agosto fracasa un primer intento por transformarse en una comunidad cooperativa (objetivo que alcanzarán en 1971)
Invitados por la organización del “BITEF III” Belgrade International Theatre Festival – BITEF  Festival internacional de teatro dedicado a descubrir nuevas tendencias, viajan a Belgrado en setiembre del 69.

Una escena de Water Closet

El grupo se afianza con seminarios, presentaciones en festivales y creaciones colectivas y en 1970 logran la primera edición de Teatro 70 y presentan “Water Closet” de Renzo Casali con dirección del autor y Liliana Duca

El grupo trabajaba intensamente las situaciones límites poniendo el acento en la violencia emotiva, se pretendía con ello obligar al espectador a lo que denominaron:  “identificación irracional con lo que está ocurriendo delante de sus ojos”

Así, creían que cuando el espectador intenta una explicación racional de lo que está sucediendo y de aquello que le está sucediendo a él como espectador, ya es tarde y entra en un torbellino donde se violenta la psiquis, el cuerpo y la moral y ya no es, entonces, solamente un tema teatral, sino una interpelación a cada espectador, un interrogante que sólo cada uno puede responderse.

Pero no se quedaron sólo en los ensayos, la búsqueda permanente, la experimentación, la creación colectiva y las representaciones; a partir del 13 de abril de 1971 crearon, lo que bien podríamos denominar una célula económica autoabastecida, la “Comunidad Cultural del Centro Dramático Buenos Aires” conocida luego internacionalmente como la “Comuna Baires” la primera comunidad artística sustentada y regida por principios comunitarios. ¿Cuáles eran esos principios?  Aquí están, sin cambiarles ni una coma, tal cual se aprobó en la  primera Asamblea Comunal:

PRINCIPIOS:

1)      Frente a la sociedad burguesa, que basa su filosofía en la explotación de los talentos manuales e intelectuales a través de la exageración de la individualidad competitiva, que provoca la atomización social mediante la cual logra perpetuarse, erigimos la Comuna como acto de autodeterminación ideológica.
2)      La Comuna, como hecho histórico emergente de los momentos decisivos de lucha de la humanidad – llámese sociales, políticos o artísticos – refleja hoy la opción dinámica que elegimos para permitir(nos) una auténtica libertad, y la posibilidad de desarrollar la potencialidad de todo hombre como creador.
3)      La Comuna provoca un conocimiento verdadero de las interrelaciones individuales, grupales y sociales que generan la confianza necesaria para la cooperación – concepto que oponemos al de competición – y en la que fundamentamos nuestra praxis de la creación.
4)      La Comuna elige la Creación como arma de lucha contras las estructuras del sistema que nos da origen.
5)      La Comuna – que surge del seno de la sociedad burguesa como cuestionamiento  dialéctico a sus estructuras – necesariamente pertenece al proceso revolucionario en acto, y se nutre de las luchas liberadoras de nuestro pueblo y de todos los pueblos del mundo.

 También la Comuna definió lo que denominaron: “Las bases convivencionales” 16 puntos que reglamentaban la vida en comunidad. Los 4 primeros tratan sobre la propiedad privada dentro de la Comunidad.

1)      La Comuna establece en su Primera Asamblea Comunal, la abolición de la propiedad privada.
2)      La Comuna establece que todos los ingresos externos actuales o futuros de los Miembros Comunitarios, todas las entradas actuales o futuras de cualquier tipo, fuese producto de un trabajo individual o colectivo, como así también los ingresos del Centro Dramático Buenos Aires, cualquiera de sus disciplinas actuales o futuras, pertenecen de hecho y derecho a la Comuna.
3)      La Comuna establece que todas las propiedades individuales, anteriores o posteriores a la creación del organismo comunal, todos los valores muebles e inmuebles, objetos de beneficio comunitario, instrumentos de trabajo y de creación de las distintas disciplinas actuales o futuras de Centro Dramático Buenos Aires, todo beneficio que proviniera de juegos, herencias provenientes de miembros comunitarios mayores de 14 años, son propiedad inalienable de la Comuna.
4)      La Comuna establece que son valores no comunales; todo objeto de uso personal, vestuario, objetos de uso higiénico e íntimo, donaciones extra-comunales, lo que implica que el miembro comunal no tiene obligación de comunizar sino es mediante su propia determinación voluntaria-

 “METAFORAS ANTROPOCENTRICAS”
También la comunidad elaboró una serie de pensamientos que denominaron Metáforas Antropocéntricas, aquí algunas de ellas:

Exigimos cultura, pero no somos tan ingenuos como para esperar. Entendemos que debemos tomarla con nuestras propias manos. Exigimos cultura porque cultura es sinónimo de libertad. A través de la cultura puedo pensar. Un hombre que piensa es un hombre libre. Esté donde esté. Incluso en una cárcel.

La cultura ha muerto y el hombre agoniza . No queremos pecar de maximalistas o tremendistas; simplemente invitar a una reflexión mediante una pregunta: ¿cuál es el grado cultural de nuestros hombres de ciencia, de nuestros hombres de la técnica, de nuestros gobernantes y políticos, de nuestros hombres del trabajo?

No nos engañemos: se financia la anti-cultura, no la cultura, no el pensamiento, no la creación. Cuando como hombre de teatro os preguntáis, hay que sostener una ideología del arte y de la cultura, ¿Cuáles son los actos coherentes con esos postulados?

Trabajando con obras de fuerte contenido político, la Comuna fue elegida para representar a la Argentina en el Festival de Nancy del ‘73 con Water Closet. Para poder financiar el viaje acudieron a los amigos y todos respondieron rápidamente; así fue como se organizaron recitales con artistas como Astor Piazzolla, Amelita Baltar, Edmundo Rivero, Marian Farías Gómez, Mariekena Monti y muchos más.

También más de 25 artistas plásticos donaron obras para ser rematadas y hablamos de Borda, Audivert, Pérez Celis... Así fue como la Comuna embarcó hacia el viejo continente, en donde las dos semanas se transformaron en diez meses de gira.

Aquí se había quedado un pequeño grupo que empezó a incorporar más personas. Y cuando los que habían partido de gira regresaron de Europa, a principios del ‘74, Renzo se encontró con un grupo mucho más grande, con un montón de gente que nunca había conocido.

El tema es que tres meses después de volver, les llegó una amenaza telefónica de la Triple A en la que les dieron un mes de tiempo para dejar el país. Ante este peligro, se terminaron yendo 38 personas a Italia, gracias a unos pasajes que les consiguió un grupo de teatro italiano con el que se habían relacionado durante la estadía europea.

Pero lo cierto es que aquella amenaza de la Triple A puso fin a esta utópica experiencia en Buenos Aires. Quienes lograron partir hacia Italia, formaron otra “Comuna” mucho menos revolucionaria a cargo de Renzo Casali  y recibieron varios premios por su labor:

 Premio Internacional Vsevelod Meyerchold
Oro medalla de la ciudad de Lucca
Ángel de la concesión del año 2005 para la integración
Medalla de Plata de la Presidencia de la República, 2005
La concesión de la Orden Guerrero Teatral, 2006
Ambrogino de Oro de 2009

Renzo Casali

Renzo Casali años después de irse de Buenos Aires, fue cofundador de la Escuela Europea de Teatro y Cine (1977) y de Willaldea Green Village – il Villaggio del Teatro (1984) Como actor, dramaturgo y director teatral ha presentado espectáculos en los más importantes festivales internacionales. Trabajó en el cine como guionista, actor y director. Autor de textos teóricos sobre el teatro, la escritura y la dirección cinematográfica, ha trabajado también en los Estados Unidos, Cuba, Italia, España y Suecia . Dirigió la Comuna Baires Agora Club de Milán hasta que el viernes 9 de abril del 2010 la muerte lo alcanzó en la ciudad de Milán y el sábado 10 por la noche,  se celebró su funeral en la sala que el grupo tenía en Milán. Por voluntad de Renzo, fue una fiesta llena de música y lecturas de textos, en la que los amigos brindaron por su eternidad.


Share.

Comments are closed.