Democracias Mediatizadas

Pinterest LinkedIn Tumblr +

Los medios de comunicación no son el Cuarto Poder. Son mucho más; son el espacio donde se crea el poder. (Manuel Castells)

Por Alejandra Iglesias

Vivimos en un mundo altamente complejo que no acabamos de comprender en todo su entramado social, cultural y político, porque nada está fuera de las decisiones que toman las grandes ligas de poder que manejan la economía, el entretenimiento, los gustos y las formas de pensar. Lo que sí es altamente perceptible son las consecuencias que está generando esta toma de decisiones en las sociedades “modernas”. Un papel preponderante lo juegan los medios de comunicación. Son formadores de sentido y de opinión casi en la totalidad de los temas. Se trate de hechos de inseguridad, de violencia, de política, de educación, salud reproductiva o entretenimiento; ahí están para conceptualizar y definir los hechos desde una óptica mercantilista y de consumo. Incluso van más allá transfieren a la sociedad en su conjunto cuales han de ser los valores y comportamientos con los cuales la ciudadanía debe identificarse, que alimentos y servicios debe consumir, como deben comportarse, hasta que es lo que está bien y que no. En otro sentido, en el ámbito socio-cultural proponen una sociedad con ciudadanos de primera y ciudadanos de segunda. Generando una división que no es otra que la antigua lucha de clases. Aquellos que no comulgan con lo establecido como “modelo democrático” son los violentos, los inadaptados, los que no quieren trabajar y solo les interesa tener hijos y/o robar. Y ¿quiénes están dentro de esa categoría? Por supuesto los mismos de siempre LOS POBRES. Lo que no dicen, es que el sistema en su conjunto es quien genera el aumento de la pobreza porque los bienes y servicios que consumimos son monopolizados por un selecto grupo de poder (bancos, transnacionales, empresas energéticas, petroleras, mineras, agro, información) que cada vez es más concentrado. Un poder que debería ser plural y no monopolizado por unos pocos que hagan más evidente las brechas entre ricos y pobres, entre el que sabe o el que puede ser adoctrinado fácilmente. Debería generar las condiciones necesarias para fomentar una verdadera disparidad de opiniones. En las democracias actuales, nuestra experiencia de la realidad cotidiana se entrelaza con la generada por los medios, seantradicionales (radio, televisión) o nuevos (Internet, blogs, redes sociales). La hipótesis de Eliseo Verón (1989) acerca del pasaje de las sociedades mediáticas a las sociedades mediatizadas podría ser una respuesta para la Argentina de la posdictadura: un ejemplo claro es el cambio que va de lo que fue la campaña presidencial de Raúl Alfonsín de 1983 basada en la denuncia de los horrores de la dictadura y la conformación de un pacto social necesario para su reconstrucción, hasta la campaña de Carlos Menem (1989), asentada sobre la crisis económica y la aceptación de otras formas de hacer política a través de los medios. Los años posteriores al 2001 estuvieron signados por una competencia entre los actores políticos y los actores mediáticos por imponer en el ámbito público sus respectivas verdades. Un intento de contrarrestar el monopolio mediático durante los gobiernos denominados “populistas” en la región, fueron, en el caso de Venezuela la creación de Telesur (año 2005) multimedio de servicio público con cobertura global y en la Argentina en el año 2009, la sanción de la “Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual”, votada por el Congreso, que convocaba a la participación de medios alternativos, desde sus distintas plataformas a ser parte de la comunicación. Por tanto, podemos decir que el dinero está jugando un importante papel dentro de los estados democráticos, destruyendo la libertad y autonomía de estos para decidir sobre el futuro de sus ciudadanos. Ya no importa si dicha medida puede ser o no impopular, lo importante es satisfacer a los mercados internacionales y grandes empresas para que puedan cumplir sus objetivos anuales. El papel de internet, redes sociales, blogs, o medios alternativos de comunicación son una posibilidad de contrarrestar algo de lo impuesto por las corporaciones mediática, pero las distintas plataformas a las que tenemos acceso, también responden a determinados intereses. En definitiva, es importante empezar a ser conscientes y críticos con los mensajes que recibimos a través de los nuevos medios de comunicación. Ya que estos, según el sociólogo Manuel Castells, no son el cuarto poder, son mucho más importantes: son el espacio donde se crea el poder.
Share.

Leave A Reply