Otro bebé wichi murió en Salta y ya son 11 en lo que va del año. Los agronegocios no se detienen.

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Otro bebé murió en Salta por infección y deshidratación y ya son 11 las víctimas en lo que va del año. Los agronegocios son la causa troncal de estas muertes.

Un bebé wichi de un año y medio, del paraje La Curvita de la localidad Santa Victoria Este, del norte salteño, murió en el hospital local por un cuadro de infección, deshidratación y bajo peso, y se convirtió en la víctima número 11 de la pobreza estructural  y de los agronegocios de esa región salteña, en lo que va del año.

“Estamos muy tristes con esta noticia, ha sido muy doloroso para nosotros saber que ha muerto un niño más en el norte”, manifestó hoy la ministra de Desarrollo Social de Salta, Verónica Figueroa, en una conferencia de prensa que brindó online, en referencia al bebe que murió en la tarde de ayer, 24 de marzo, en el hospital local.

La ministra explicó que “este niño fue asistido en su momento, en varias instancias, y entró al sistema de salud hace aproximadamente más de un mes, por una gastroenteritis, al hospital de Tartagal, con bajo peso” (…) “Se lo compensó, se solucionó el tema de la gastroenteritis, salió con dos kilos más de peso del hospital de Tartagal, cuando se le dio el alta, y volvió a la comunidad de La Curvita, de donde era oriundo, en Santa Victoria Este”, precisó Figueroa.

Luego, detalló que hace diez días estuvimos por La Curvita y otros parajes de Santa Victoria, y pudimos, en el caso de esta familia puntualmente, entregarles dos módulos alimentarios de los que tenemos con acuerdo de Nación”.

“La verdad mucha tristeza porque nosotros vamos con enfermeros y en ese momento el niño estaba bien. Evidentemente ha tenido un problema de salud y ha bajado de peso nuevamente”, agregó.

En este sentido, Figueroa indicó que hace un día, cuando entró a la internación en el hospital de Santa Victoria, entró con bajo de peso de nuevo y con una deshidratación, y ha sido imposible reanimarlo”.

“Era un niño que estaba siendo asistido y estaba recibiendo agua del Ejército. Estamos muy tristes”, concluyó la funcionaria.

El certificado de defunción informó que las causas de la muerte fuesepsis y deshidratación”, y fuentes del Ministerio de Salud Pública informaron que el último control nutricional y sanitario que se le hizo al bebe fue el 12 de marzo pasado, cuando registraba un bajo peso, pero estaba controlado y sin riesgo de vida.

¿Cómo se explica que si, tal como dicen desde las autoridades sanitarias, el niño fue asistido el día 12, que estaba controlado y sin riesgo de vida, doce días después esté muerto, cuando los mismos voceros aseguran que los chicos en riesgo “están identificados y reciben tratamiento personalizado e intensivo”? . La realidad loas desmiente, la verdad es que los wichi siguen muriendo y ya ascienden a 11 los fallecidos en el norte salteño, principalmente hermanos de comunidades originarias, a causa de la desnutrición y la deshidratación.

Salta es una de las provincias con más deforestación del país. Según datos oficiales, entre 1998 y 2018 perdió 1.425.493 hectáreas de bosques nativos a favor del agronegocio; esto reduce drásticamente las posibilidades de obtener agua no contaminada por glifosato, alimentos, medicinas y maderas para su sustento y forma de vida como cazadores – recolectores, como son los hermanos wichís y tobas.

En enero pasado, el gobernador Gustavo Sáenz declaró la emergencia sociosanitaria en los departamentos norteños de Rivadavia, San Martín y Orán, y aseguran que trabajan desde el gobierno provincial, el nacional y el municipal, junto a organismos internacionales, para revertir esta situación de muerte por desnutrición y/o deshidratación, pero nada dicen de parar de una buena vez y para siempre con los agronegocios sobre las tierras que ocupan los pueblos originarios que, indudablemente, mueren por el lucro insaciable de unos pocos y la desidia de muchos.

Share.

Comments are closed.