Presencialidad escolar en CABA | Mucho discurso sin recursos.

Pinterest LinkedIn Tumblr +

En Buenos Aires, la ciudad más rica del país, se pretende una escolaridad con presencialidad en las aulas, al mismo tiempo que se realiza un recorte brutal en el presupuesto  2021en educación.

Para el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires a partir del 17 de febrero el regreso a las aulas será levemnte escalonado, al menos cuatrro horas diarias. Primero los chicos de los jardines maternales, el nivel inicial, luego primer ciclo de primaria (primer, segundo y tercer grado) y luego primer ciclo de secundaria (primer y segundo año) Luego, el 22 de febrero se sumaría el resto de los alumnos de la primaria y una semana después, el 1 de marzo, será el turno de sumar todo el nivel secundario.

Pero lo cierto es que durante todo 2020 el Gobierno de CABA nada ha hecho para crear las condiciones necesarias para llegar a este febrero 2021 con las mínima seguridad para lo que pretenden. Nada se ha hecho para crear nuevos espacios aptos apra funcionar como aulas. Tampoco se ha trabajado para darle ventilación a las aulas existentes y mucho menos se ha hecho por incoporar nuevos docentes.

Temas de logística importantes, como es el transporte escolar, tampoco aparecen en la óptica del Gobierno Porteño. Es que para las autoridades «el problema es de los padres» Habrá alumnos que podrán llegar y retirarse de los colecios en automóviles particulares, pero son los menos. Otros pocos irán y volverán en micros escolares que, al tener menos asientos disponibles por unidad serán más caros por asiento y aquellos estudiantes de familias con menores recursos económicos deberán hacer uso del transporte público con el riesgo que eso implica.

Contrariamente a lo que debería ser, el presupuesto educativo 2021 es el más bajo de los últimos diez años con un recorte del 10% del gasto en términos reales de lo que fue el promedio entre 2017 y 2019 y 6% menos respecto a 2020. La tendencia a la baja en presupuesto educativo fue una constante en los últimos diez años de gestión PRO.

Larreta insiste con la vuelta a clases presenciales pero está claro que  no le impportan los estudiantes,  menos los docentes, ni tampoco le importa  lo pedagógico. Al sistema educativo porteño le faltan más de 23.000 vacantes, no ha desarrollado en años ningúnl plan de construcción de escuelas, no hay nombramientos de cargos docentes, la mala calidad y cantidad de la alimentación en los colegios y el estado de infraestructura escolar es pésimo. Pero es año electoral y Rodríguez Larreta quiere «la foto» de la «normalidad» más allá del riesgo al que expone a estudiantes y trabajadores de la salud. Larreta cuenta con el blindaje mediático bien aceitado con jugosas pautas publicitarias, que le brinan la posibilidad de instalar como «verdad científica» la mentira que consiste en afirmar que los chicos no se enferman y no se mueren de COVID19,  que tampoco la transmiten a los mayores o que sólo es necesario vacunar a los docentes y no hace falta vacunar a los niños. Si bien la contagiosidad es menor, las muertes por Covid 19 en menores existe, el estrecho contacto social, la circulación masiva de personas, compartir espacios cerrados y manipular objetos de uso común aumentan aún más el riesgo de contagio.



Share.

Comments are closed.