Presentación de ROJO (El Bien del Sauce Edita) – Primer Poemario de SILVINA PIZARRO

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

ROJO (El Bien del Sauce Edita) – Primer Poemario de SILVINA PIZARRO, será presentado el jueves 20 de febrero a las 20 hs en Centro Cultural de la Cooperación con una performance poética, teatral, musical y audiovisual. Entrada gratuita.

Con una performance poética, teatral, musical y audiovisual, el jueves 20 a las 20 hs, en el Centro Cultural de la Cooperación, será presentado el libro “ROJO (El Bien del Sauce Edita)  de la poetisa Silvina Pizarro.

Participaran de la performance,  Gonzalo Álvarez, Marcelo Bucossi, Marito Falcón, Silvia Kanter, Pepa Luna y Silvina Pizarro. Fidel Araujo, estará al piano mientras que Ignacio Verguilla presentará audiovisuales. Dirección: Alfredo Martín.

Nos dice Beatriz Pustilnik en el prólogo de ROJO (El Bien del Sauce Edita)

Silvina Pizarro

Silvina Pizarro escribe rojo y su lápiz nos besa en filigrana. La pasión del color, de las ausencias y de los vericuetos del amor y el desamor nos conducen hacia universos de matices nuevos.

Hay en sus versos un temblor de pájaros, una promesa de verdades sólo reveladas en los sueños. Sus poemas se hilvanan con ternura y a su vez con la fuerza de la tormenta, se instalan en los bordes de las heridas que sangran para marcar una huella que cura desde el universo de la razón y del desconcierto.

Silvina Pizarro escribe, y mientras lo hace nos sumerge en sus abismos más profundos para acompañarnos en un viaje hacia el interior de nosotros mismos, de nuestros propios vértigos. Es una poesía del vivir, del no dejarse estar en la corriente, a la deriva. Nos interpela: no se abandonen a ese no ser que el desamor a veces nos propone.

Silvina emerge con su cuerpo y con su piel a través de un hombre que camina en compañía de su perro: nos guía temblorosa y sus pasos tiritan en nuestras piernas, en todo nuestro ser. Porque ese hombre y ese perro se corporizan y nos habitan a través de cada palabra construida con la perfección de aguja de encajera. Hay un hueco, también hay un color que completa ese hueco, un perfume y una textura que nos invita a acompasar la melodía de sus versos. Nos describe ausencias que sólo se soportan en cámara lenta.

Su poesía es color, va del rojo, pasa por el sepia luego nos invita al caoba y nos inunda de ramilletes de amor en las vértebras. Cómo no caminar sobre esa alfombra de crujidos, cómo no escuchar el húmedo aullido de su voz si esas imágenes nos transportan a un tiempo y un espacio de complicidades con olor a menta, con sabor a miel, con suavidad de terciopelo y caricia de pétalo. Y algo pesa menos que el aire cuando sus versos resuenan.

Silvina Pizarro escribe, es poeta, con todo el peso y la pasión de la palabra poesía, con la ligera presencia de sus objetos más preciados; hace de las palabras un nuevo canto que arrulla la suavidad del gato, de la miel, del contacto fresco de pieles en su piel. Silvina Pizarro escribe, es poeta. El lector podrá bosquejar sus versos en su cabeza al ritmo de su cadencia, reconocer sus pesares, sus distancias, sus apegos en cada melodía. La poeta Silvina Pizarro tembló al desgranar estos versos, nosotros, lectores invitados al banquete, temblaremos con ella también al saborearlos. Brindo por la poesía entonces, por los poetas y por todos los seres que tendremos el inmenso privilegio de recorrer su existencia. 

 

Share.

Comments are closed.