Estética de la imagen | Walter Benjamin

$990.00

ISBN 9789508892607

PÁGINAS 240

FORMATO 15 x 22 cm

Puedes abonar con tarjeta de crédito en cuotas.

Categorías: , , , Etiquetas: ,

Product Description

Este volumen es una compilación crítica y exhaustiva de los escritos sobre estética de la imagen de Walter Benjamin. Entre lo reunido se destacan nuevas traducciones anotadas de textos ya clásicos como La obra de arte en la época de su reproductibilidad técnica en sus diferentes versiones y con sus Paralipómenos, Breve historia de la fotografía y Libro de los pasajes. También, artículos y reseñas sobre cine, fotografía, dibujo y pintura de difícil acceso o poco frecuentados, como “Daguerre o los panoramas”, “Segunda Carta de París”, “Sobre la pintura” y “La situación del arte cinematográfico en Rusia” , entre otros.
Acompaña a este trabajo de compilación realizado por Tomás Vera Barros una selección de textos críticos de Susan Buck-Morss, Bolívar Echeverría y Agustín Berti, fundamentales para reconstruir los contextos de producción (políticos, históricos, estéticos, intelectuales) y comprender en toda su complejidad la estética benjamineana.

Walter Benjamin (1892-1940), hijo de la burguesía alemana acomodada, incumplió prolijamente las expectativas y mandatos epocales, familiares y culturales: vivió su edad adulta en la ruina económica y distanciado de su primera mujer e hijo; fue un comunista, marxista y materialista desobediente (lo que le valió los reproches y el distanciamiento de Asja Lacis, Bertolt Brecht y Theodor Adorno); desconfió del sionismo pero fue capturado por el pensamiento mesiánico (su interlocutor privilegiado fue Gershom Scholem); fue rechazado por la academia y fracasó en sus intentos como editor y redactor de publicaciones de crítica cultural.
Escribió la mayoría de sus textos centrales sobre la crisis de la estética y de la experiencia exiliado de la Alemania nazi, país que abandonaría en 1933. A partir de esa fecha su derrotero incluye Moscú, Ibiza, Niza, París, San Remo, Capri, Skovsbo Strand…

En su exilio parisino tuvo todo tipo de dificultades para vivir de su escritura (es decir, vender sus artículos a medios culturales) y tuvo que adaptar su pluma y su pensamiento a las condiciones materiales de subsistencia de la hora (por ejemplo, en San Remo y en Ibiza logró subsistir con muy poco dinero, pero estuvo aislado de fuentes documentales y alejado de su biblioteca). A la vez, resignó sus motivos y argumentos en discusiones epistolares con Max Horkheimer –quien sugería recortes y modificaciones–, de quien dependía su modesto estipendio como colaborador del Instituto de Investigación Social radicado en Estados Unidos. Alrededor de 1934 pensó que las publicaciones comunistas iban a ser su foro privilegiado de discusión y publicación. No tuvo suerte. Un ensayo fundamental como “La obra de Estética de la imagen arte en la época de la reproductibilidad técnica” solo fue publicado en la Revista de Investigación Social, con recortes y modificaciones sugeridos por Horkheimer, pero no en los periódicos moscovitas de edición alemana a los que Benjamin apuntaba (como puede apreciarse en el carácter programático y la reactividad política de las versiones alternativas, comentadas más abajo). Y la prensa judía tampoco le dio lugar, a pesar de los esfuerzos de su amigo Gershom Scholem. En definitiva, las circunstancias políticas, económicas y de sociabilidad intelectual condicionaron su producción. Esto puede explicar muchas de las tensiones irresueltas que atraviesan sus escritos.

Información adicional

Dimensiones 15 × 2 × 22 cm

También te recomendamos…