“Smile” un espectáculo a la gorra de Jazmín Bitran – Un día sin reír es un día perdido

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Charles Chaplin frente a su personaje Charlotte; un vuelo directo de la sonrisa al corazón.

Un encuentro mágico entre Charles Chaplin y Charlotte, su famoso personaje, el vagabundo, con humor desopilante, música  y su genialidad única. La relación con su hija Geraldine, quien lo acompaña siempre e intenta entrar en su mundo. Una invitación al universo del artista donde la sonrisa y el optimismo llegan directo al corazón.

Smile de Jazmín Bitransurge nace como una celebración a la vida de Charles Chaplin. Su pensamiento y creatividad inagotables han dejado un enorme legado que es necesario seguir recordando y transmitiendo a generaciones venideras. La obra fue concebida para conocer a este gran creador y a su creación, la mente fantástica de este genio actor, autor, director, compositor, productor y músico que nos muestra la importancia de mantener viva la imaginación y sobre todo el optimismo.

.Jazmín Bitran, creadora de esta propuesta es cantante, docente y actriz. Cursó estudios de técnica vocal, actuación y danza. Entre sus maestros se encuentran Juan Rodó, Ana Sirulnik, Marcelo Velasco Vidal en canto. Franco Gulli y Pepe Cibrián en teatro. Irina Esquivel y María Massat en danzas. Comienza su carrera como cantante y actriz participando de comedias musicales, entre estas, “Kolbe” (Mahler- Abregu) “Hola Dolly, soy Betty” (Daniel Landea), unipersonales y conciertos, entre estos “Canciones Inadaptadas” de propia autoría y “Stardust Show”.

Autora de canciones y espectáculos musicales y humorísticos. Cantante de ópera y jazz, desarrolla su carrera mientras dirige su estudio de técnica vocal y comedia. “Smile” es su primera experiencia como autora y directora y se siente conmovida de contar una historia del artista a quien admira tanto y a quien conoció primordialmente por hermosas composiciones musicales y sus frases.

Así nació Charlotte

La historia real nos dice que sucedió en enero de 1914, en el barrio periférico de Edendale, en los Aángeles, más precisamente en la productora “Keystone” donde un director de cine le dice a un actor novato que recién acaba de fichar, que vaya e invente un personaje cómico, cualquiera, sin ninguna historia en particular, algo que lo haga reír. El actor principiante le pide unos minutos, se encierra en el vestuario, poco después sale y se presenta ante el director; se ha puesto un bombín medio abollado, una levita demasiado ajustada, los pantalones demasiado anchos y un par de zapatones chuecos y descocidos. Se ha pegado algo parecido a un bigote debajo de su nariz con el que hace morisquetas mientras sacude un bastón de caña. Ha nacido Charlotte, el mayor ícono cinematográfico el Siglo XX

Share.

Comments are closed.