Te contamos todo sobre TEILÚ: La plataforma inclusiva y gratuita de CINE para personas ciegas o sordas.

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Teilú es la plataforma inclusiva y gratuita de cine para personas con discapacidad visual o auditiva.

Nacida en Córdoba, Teilú se ha convertido en la primera plataforma inclusiva de cine en el mundo, que permite el ingreso a la cultura audiovisual a personas con discapacidad visual o auditiva. Hecha a pulmón por un grupo de estudiantes de cine, recibió ya diversos premios, entre ellos el Premio Compromiso de la UNESCO pero paradójicamente no tiene aún apoyo del INCAA y es ignorada por el INADI.

Teliú es hoy posible gracias al esfuerzo de varios años de realizadores audiovisuales, traductores, intérpretes en lengua de señas, editores, desarrolladores web y miembros de la comunidad de personas ciegas y sordas que hicieron de Teliú, la primera  plataforma de distribución de contenido audiovisual accesible y gratuita del mundo.

Para conocer más sobre Teilú entrevistamos a Maximiliano Pinela, uno de los cofundadores de Teilú y esto es lo que hablamos:

Ustedes vieron que había un número importante de personas que estaba fuera de la cultura audiovisual y decidieron incorporarlos, pero ¿cómo fue el desarrollo de la idea?

El proyecto se inicia en 2011, estábamos en la Universidad de Córdoba, éramos estudiantes de cine, e iniciamos un proyecto de investigación sobre cómo se vinculaba la gente ciega o sorda con los contenidos audiovisuales y ahí nos dimos al concepto de accesibilidad audiovisual. Cerramos ese proceso de investigación en la Universidad, pero quedamos vinculados con asociaciones relacionadas a este sector social y seguimos trabajando sobre esta necesidad de inclusión y con una comunidad deseosa de hacer sus aportes para esta inclusión audiovisual.

Ahí empezamos a trabajar adaptando los primeros contenidos, con audiodescripción y subtítulos y cuando ya habíamos trabajado más la accesibilidad, incorporamos también la lengua de señas. Así, hasta 2015 trabajamos adaptando contenidos y haciendo muestras itinerantes en cineclub, centros culturales, invitando a las organizaciones para que vieran lo que estábamos haciendo por la accesibilidad.

En 2016 reciben el premio “Comprometidos” de la UNESCO. ¿Ahí comienza otra etapa?

Claro, en 2016 Teliú era todavía un proyecto pero comenzamos a financiarlo, pasaron tres años de financiamiento y creación tecnológica de la plataforma y a fines de 2019 pudimos ya ponerlo en línea.

¿Cuál es el número estimado de personas excluidas de la cultura audiovisual en nuestro país?

Según el último censo nacional que, lógicamente está ya desactualizado porque tiene diez años, nos dice que hay dos millones de personas ciegas o con problemas de disminución visual severa y un millón de personas sordas o hipoacúsicas y en América Latina, según la Organización Mundial de la Salud, aproximadamente veintiséis millones de personas tienen ceguera y treinta millones son sordas.

Antes estos números es de entender que hayan recibidos ya pedidos de suscripción de otros países de la región. ¿Es así?

Sí, efectivamente, muchísimos pedidos; son miles de personas que nos piden acceder y por el momento no los podemos satisfacer. Primero porque la plataforma sólo está en Argentina, porque los derechos de exhibición de los contenidos que tenemos están habilitados sólo para nuestro país, pero tecnológicamente estamos viendo cómo distribuir en otros países.

Es notable también que Teilú sea una plataforma gratuita.

Sí, es totalmente gratuita. Lo pensamos así porque la misión del proyecto es la inclusión y entonces siempre la plataforma va a tener contenido gratuito. A futuro tenemos como plan de sustentabilidad que Teilú sea una sala virtual de cine, en donde los productores y distribuidores puedan llevar y estrenar sus contenidos, en versión accesible, de modo que ahí estamos brindando una nueva ventana de oportunidad, a productores para llegar a un público al que hoy no están llegando.

¿Tienen ya algún apoyo o convenio con el INCAA?

No, por ahora, no. Sí hemos entrado en contacto con ellos, tanto con la gestión anterior como con la actual, pero creo que todavía no hay una decisión política fuerte de avanzar con la accesibilidad. Si hubo un gesto de la actual gestión de recibir el proyecto, después el problema de la pandemia congeló todo, pero creemos que habrá una voluntad de avanzar.

También debería interesarle muy especialmente al INADI

Sí, totalmente, pero por el momento avanzamos solos, para reunir una gran comunidad alrededor de Teilú, una masa crítica de público, que pueda demandar este derecho a la cultura audiovisual.

La palabra dicha puede suplirla el subtitulado o la lengua de señas, pero la música, que  acompaña al cine desde aquel tiempo en que era mudo, ¿cómo llega de la escena a las personas sordas?

Sí, para llegar a la persona sorda tenemos diferentes grados de descripción, la traducción va por subtítulos, la música es trasmitida en texto pero a través de lo que significa la música, eso también es una convención entre la comunidad sorda; ellos prefieren que les digamos “Música melancólica” o “Música triste” en lugar de “Música de violín” que va más del lado del significado. Eso igual varía por la diversidad propia de la comunidad, pero en general les da más sentido recibir esa información del significado de la música, antes que el género o del instrumento que la produce.

La plataforma aparece online finalizando 2019, tres meses después sucede el hecho extraordinario del aislamiento social. ¿Cómo les fue con ese boom de consumo de cultura audiovisual?

Sí, inesperado para las expectativas que teníamos. Como emprendedores éramos muy optimistas pero superó todas nuestras expectativas de una forma gigantesca. Lo que pasó durante el aislamiento tiene mucha lógica, con personas que buscaron espacios de entretenimiento y nosotros, como todas las plataformas, cambiamos los planes que teníamos para 2020 y eso sirvió para difundir Teilú. Como para dimensionarlo, desde diciembre el año pasado a marzo de este año teníamos cerca de quinientos suscriptores y en la primera semana de cuarentena pasamos los mil cuatrocientos suscriptores y estamos terminando julio con siete mil quinientos. Hay un dato que nos interesa mucho, que es que están suscribiéndose muchos adultos mayores que se apoyan en el subtítulo y en la audiodescripción y nos han escrito familias y organizaciones de personas con otras discapacidades, como autismo u otra discapacidad intelectual que están disfrutando del contenido.

¿Hay otras experiencias similares en el mundo, por ejemplo en España?

España es un gran referente para todos los que trabajamos en accesibilidad. Tienen una cultura accesible desde hace muchos años; tienen políticas independientes, privadas y públicas para trabajar a favor de la accesibilidad, pero en formato de plataforma digital muy poco. Sí, en televisión, que en cada país tiene más avances que en el cine. En América Latina somos los únicos, la gente con sus pedidos así nos lo hace saber, pero contrariamente en televisión en Argentina estamos muy abajo, salvo algún noticiero central o un mensaje por cadena nacional que tiene lengua de señas, pero no se ha trabajado en entretenimiento.

Al no estar el INCAA apoyándolos – como debiera –  imagino que tienen que hacer un trabajo muy puntual con cada productor o con cada distribuidora, lo que los obliga a algo mucho más laborioso.

Sí, hacemos un trabajo de red muy complejo, como cineastas que somos, se nos ha facilitado entrar rápidamente con algunos contactos y desde ahí trabajamos con alianzas con cada productor y con cada distribuidora que nos ceden sus contenidos, primero para permitirnos  adaptarlos y después para exhibirlos. Dentro de la industria audiovisual hay mucho desconocimiento, es la primera vez que se hace algo así de modo que hay un trabajo muy puntual que estamos haciendo.

¿Por qué el nombre Teilú? ¿Qué significa?

Teilú nace de una busca creativa, significa “Comunidad” en un dialecto celta. Pero no llegamos al dialecto celta porque nos guste como tal, sino porque cuando James Cameron filmó su película Avatar, creó todo un vocabulario para sus personajes, todo el idioma que se habla en la película está creado para sus personajes, pero él se basó en lenguas y dialectos ancestrales y dentro de su vocabulario hay una palabra que es Teilú, que tiene diversos significados, que nos gustó mucho por su relación con el cine, y porque cuando vamos al origen del vocablo, vemos que tiene origen en un dialecto celta y que tenía dos significados, “Comunidad” y “Familia” y ambas responden plenamente al espíritu de nuestro proyecto.

Muchas gracias por la nota y espero que tanto el INCAA como el INADI acompañen sin demoras a Teilú, porque estarán acompañando a esa comunidad que hoy sólo se ve incluida en la cultura digital por el enorme aporte que les brinda Teilú.

 

Share.

Comments are closed.