Teatro: ACREEDORES de August Strindberg con dirección de Francisco Civit| Hoy online.

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Hoy a partir de las 20hs en forma online podré verse la propuesta teatral «Acreedores» de August Strindberg bajo la dirección de Francisco Civit.

Entradas a la Gorra

‘Acreedores’ es una tragicomedia en la que se destaca el poder de la palabra y es una de las obras más reconocida del dramaturgo August Strindberg. Esta versión cuenta con la dirección de Francisco Civit y las actuaciones de Roberto Monzo, Verónica Pelaccini, Alfredo Staffolani. 

La pareja de artistas, Tekla y Adolfo, están de vacaciones  en un hotel de descanso en una isla. Tekla debe ausentarse por más de una semana. Adolfo decide quedarse en el hotel. Él conoce , durante esos días, a Gustavo, un afable profesor de lenguas muertas con quien rápidamente entabla una poderosa amistad. Al volver Tekla de su viaje, se encontrará envuelta en una intriga digna de una pesadilla.

Dice Francisco Civit sobre su puesta: 

«Acreedores es un reencuentro con Strindberg, él fue el  primer dramaturgo que decidí abordar como director. Trece años después de haber montado Paria, el mundo de este autor vuelve a despertarme la necesidad de llevar a escena una de sus piezas. 

Acreedores es otro intento del autor maldito por advertirle al mundo, según él, los peligros que acarrean las mujeres: su vileza, su inferioridad moral e intelectual y como su apetito por escalar socialmente, exponen a un gran peligro el orden familiar y de la sociedad. Vista desde hoy, esa pieza de finales del siglo XIX (que arrastraba al partido feminista a hacer manifestaciones y boicots en la puerta de los teatros que la representaban en ese momento), es el fiel reflejo del maltrato y los abusos por los que han pasado las mujeres al exigir igualdad de derechos y oportunidades. Junto a Roberto Monzo, hicimos esta versión de la obra para que el texto llegue de  manera más directa al espectador contemporáneo, cuidando de no traicionar su estructura y acción dramática. Para mí no es solo un reencuentro o una necesidad de exponer a Strindberg y su misoginia; también es la oportunidad de abordar un nuevo lenguaje, que dista mucho de mis puestas anteriores. Meterme con un thriller psicológico es uno de los desafíos, estéticos y de dirección de actores, más grandes que tuve.
Acreedores es una obra de intriga y traición que tiene una estructura precisa, un manejo de la acción dramática impecable y nos lleva a pensar cuán grande es aún hoy en día nuestro grado de misoginia.»

Share.

Comments are closed.