TRISTE PESEBRE: Jesús, María y José enjaulados y separados por Trump

Pinterest LinkedIn Tumblr +

En Estados Unidos, José, María y el Niño Jesús, hubieran sido separados y enjaulados bajo  la política migratoria de Trump, por ser pobres y migrantes.  Así lo denuncia una iglesia metodista de Claremont (California)

Es impactante el pesebre enjaulado que, como una intervención artística y social, una iglesia metodista de Claremont (California) en EEUU ha puesto para denunciar la política migratoria de la administración Trump.

Karen Clark Ristine, la reverenda de esta iglesia, responsable de la instlación del pesebre,  ha asegurado en su cuenta de facebook que su intención es mostrar a “la familia de refugiados más conocida del mundo, la Sagrada Familia, dando la cara por las familias sin nombre”. En su cuenta, también nos invita a preguntarnos “¿qué pasaría si esta familia buscara refugio hoy en EEUU?».   Hay que tener muy en cuenta que  los inmigrantes, refugiados y solicitantes de asilo,  ha sido una preocupación histórica para esta rama del protestantismo creada hace ya tres siglos.

Hace un año,  una auditoría concluyó que la tolerancia cero del presidente Trump con los migrantes pobres que pretenden ingresar a los Estados Unidos, ya había separado de sus familias en la frontera con México a “miles” de niños migrantes de sus padres. A mediados de este año 2019 varios medios de comunicación se hicieron eco de las denuncias de abusos sexuales sobre niños, niñas y adolescentes enjaulados en los «centros de detención» La respuesta del Presidente Trump no se hizo esperar:

“Si los inmigrantes ilegales no son felices con las condiciones de los centros de detenciones, solo díganles que no vengan”.

Varios medios internacionales constataron las condiciones infrahumanas e insalubres a las que someten a niños y otros migrantes adultos.  NBC News, por ejemplo, ha dado cuenta de un informe de la Oficina del Inspector General del Departamento de Seguridad Nacional donde detallan las terribles condiciones a las que se enfrentan migrantes en estaciones fronterizas superpobladas. Por su parte, la agencia RT publicó una entrevista  al politólogo Javier Buenrostro quien aseguró que el presidente estadounidense utiliza las amenazas contra la migración como una “guerra psicológica” y con el fin de obtener una “ventaja electoral”. Para el experto, los centros de detención se parecen más a “campos de concentración” y Trump estaría poniendo el problema de la migración al mismo nivel que el “terrorismo”.

Las jaulas están separadas para niños que allí quedan sin compañía de adultos. Michelle Brane, directora de derechos de los inmigrantes en la Comisión de Refugiados de Mujeres, contó que, una adolescente de 16 años que había cuidado de una niña durante tres días,  “Le tuvo que enseñar a los otros niños en la celda cómo cambiar un pañal” . En cada jaula hay promedio 20 niños. Colchonetas sobre el piso y papel de aluminio hacen las veces de mantas. Las jaulas en cada ala dan a áreas comunes, para utilizar los baños portátiles. La luz en el techo está encendida todo el tiempo.

¿Qué haría la justicia de cualquier país civilizado del mundo, con los adultos que dejasen encerrados a niños en jaulas, sólo al cuidado de otros niños y durmiendo en colchonetas? 

 

Share.

Comments are closed.